martes, 13 de julio de 2010

El Capitán Haddock

Hablar de Tintín, también es hablar de El Capitán Haddock (Archibaldo Haddock): reconocido por ser el mejor amigo de Tintín en la serie que lleva el nombre de este último. Introducido en El cangrejo de las pinzas de oro como un personaje secundario, el marino se transforma en las siguientes aventuras en una de las figuras principales de la serie.
Tras su aparición inicial, Haddock va ganando protagonismo a lo largo de los álbumes, llegando al punto de eclipsar al mismo Tintín por momentos.
Hergé declaró que el personaje le había sido inspirado por Edgar Pierre Jacobs, aunque el capitán fue creado antes de que estos dos hombres se conocieran. En efecto, la riqueza de rasgos de este personaje puede compararse a los de figuras propias de las novelas: una de sus características es actuar como contrapunto de Tintín, en los momentos en que éste se vuelve "demasiado idealista".

Como curiosidad, los lectores no conocieron el nombre de pila del personaje sino hasta el último álbum que Hergé completó, Tintín y los 'Pícaros; aquí se presenta al capitán como Archibaldo (Archibald en la versión original). El apellido del marino surgió en una conversación que el autor mantuvo con su esposa, en la cual ella mencionó que el haddock "era un triste pez inglés".
El capitán es descendiente de otro famoso hombre de mar, el caballero Francisco (François) de Hadoque, marino al servicio del rey de Francia y gran enemigo del pirata Rackham el Rojo.
Haddock suele presentar una vocación de caballero-granjero continuamente contrariada, sobre todo luego de su establecimiento en el castillo de Moulinsart (traducido como Mansión Pasador). En efecto, un whisky y una buena pipa cerca de la chimenea parecen representar sus ideales de vida más profundos.


La caracterización del personaje

Idealista y de sólidas convicciones monárquicas, representa el arquetipo de caballero del mar.
Otra de las características de este personaje es su gusto por el alcohol, aunque aquí hay que diferenciar dos etapas de su vida claramente distintas: antes de su encuentro con Tintín, el marino era un borracho digno de lástima, maltratado por su lugarteniente Allan Thompson. Luego de conocer al reportero, las cosas cambian (aunque no en forma inmediata) para el capitán, aunque éste no vaya a estar siempre a la altura de su título de Presidente de la Liga de Marinos Antialcohólicos.
Sin embargo, es su lenguaje lo que ha hecho famoso a este personaje, sobre todo las exclamaciones que lanza en sus momentos de ira: "troglodita", "ectoplasma", "parásito", "Pirata de carnaval" son solo algunos ejemplos.


Fuente: wikipedia.org