miércoles, 9 de abril de 2008

Literatura infantil y juvenil, motor del sector con 14,8% aumento facturación

La literatura infantil y juvenil se consolida como motor del sector editorial con un crecimiento anual constante que ha hecho que este año se hayan editado 60 millones de ejemplares y su facturación se haya incrementado un 14,8 por ciento.

Según datos del Anuario del Libro Infantil y Juvenil de 2007 (Ediciones SM), esta cifra no sólo duplica los datos del año pasado, sino que ha supuesto un crecimiento que quintuplica a la producción general del sector editorial, que sólo aumentó un 2,8 por ciento.

El género fantástico sigue siendo el que tiene mayor tirón para la población infantil y juvenil, tanto por la publicación de nuevos títulos con grandes expectativas como por la edición de las últimas partes de trilogías que han suscitado un gran interés entre los jóvenes lectores.

No obstante, la edición de clásicos para niños sigue siendo una de las tendencias más sólidas, con la publicación de obras como 'El Poema de Mío Cid', coincidiendo con su octavo centenario.

Además este año también se ha creado el Premio Nacional del Cómic, otorgado por el Ministerio de Cultura y que se ha concedido al autor catalán Max (Francesc Capdevilla) por su obra 'Hechos, dichos, ocurrencias y andanzas de Bardín el Superrealista' (La Cúpula).

En el Anuario 2007 se incluye el análisis del estudio realizado por SM acerca del papel de la familia en los hábitos de lectura de jóvenes y niños.

De ese estudio se desprende que, aunque el 94 por ciento de los padres considera que la lectura es imprescindible en la educación de sus hijos, sólo un tercio de los padres con hijos de edades comprendidas entre los 9 y los 17 años leen con ellos todos los días y casi otro tercio (24 por ciento) no lo hace nunca o casi nunca.

Sin embargo, un dato revelador que aporta el Anuario es que el 94 por ciento de los niños menores de 14 años lee por iniciativa propia.

Este informe también recoge los datos de la literatura infantil y juvenil en catalán, gallego y euskera, así como su presencia y dinamismo en diferentes países de Latinoamérica.

Según Victoria Fernández, autora del monográfico 'Treinta años de literatura infantil y juvenil en España', los grandes y rápidos avances que se han producido en los últimos treinta años han permitido la reinvención y consolidación del género, con un amplio plantel de autores e ilustradores de talento y la creación de una industria fuerte y estable'.